Capítulo 11|Paz interior y progreso espiritual

1.Podríamos gozar de mucha serenidad si no nos metiéramos en los asuntos ajenos y en lo que otros dicen o hacen. ¿Cómo es posible que uno mantenga por largo tiempo la tranquilidad si se entromete en cuidados ajenos, si busca motivos de interés en exterioridades, si rara y sólo superficialmente se recoge en su interior? ¡Bienaventurados los sencillos porque tendrán mucha paz!

Mira también: Si se puede o se debe hablar, conviene decir cosas edificantes

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter