Cornare hace un llamado a proteger la fauna silvestre de los ataques de perros y gatos

El pasado domingo en la tarde Cornare recibió una llamada telefónica en la que una ciudadana informaba sobre un venado herido en su finca, en zona rural del municipio de La Ceja.

Los trabajadores lo encontraron herido en uno de sus potreros, atacado por los perros del lugar y lo llevaron a un establo hasta donde llegó el equipo de fauna silvestre de Cornare con todos los elementos para la atención del animal en el sitio.

“Se trató de un procedimiento complejo, pues los venados requieren un manejo especial para evitar el estrés que puede ser mortal en ellos. El proceso requirió sedarlo para poder valorarlo, tratarle las heridas y medicarlo”, explicó David Echeverri López, Coordinador del Grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare.

Y es que este ataque pudo haber sido peor para el animal, pues los venados son propensos a sufrir miopatía por captura, es decir, que “si al momento del manejo el individuo se estresa mucho se puede generar daño de las fibras musculares afectando múltiples órganos, entre ellos el corazón” dice Cristina Buitrago, Veterinaria de Cornare.

Por fortuna, el venado tuvo un final feliz, pues el equipo identificó que aunque presentaba varias heridas en sus extremidades ocasionadas por los perros, se podía proceder a aplicar el protocolo de atención en sitio.

“Posteriormente, se llevó a una finca cerca de una zona de reserva entre El Retiro y La Ceja en donde quedó en valoración médica hasta el otro día, y después de observar buena evolución procedimos a liberarlo, ya que tenemos registro de que en este lugar hay presencia de otros venados de la misma especie”, puntualizó Echeverri López.

Este caso se suma a otros ataques de perros el fin de semana pasado. El primero de ellos a un armadillo que llegó muerto al Hogar de Paso de Cornare desde el municipio de Marinilla, y el rescate de dos zarigüeyas bebés cuya mamá fue atacada por un canino en Guarne. Solo estas dos últimas lograron sobrevivir y ya se encuentran en recuperación.

En lo que va corrido del 2020, 21 zarigüeyas han ingresado al Hogar de Paso de Cornare atacadas por perros o gatos, de las cuales 10 han muerto y 11 han sido recuperadas y liberadas.

Además, cinco barranqueros, dos de ellos llegaron muertos; una guscharaca y una gallina ciega que están en recuperación, y un perezoso, un zorro y un sapo que también fallecieron. Dos tortugas morrocoy, de las cuales una murió; dos armadillos, uno muerto, y por fortuna una serpiente y un venado liberados.

Ante este preocupante panorama, Cornare reitera el llamado a la comunidad a vigilar las mascotas, especialmente los perros y gatos, para evitar que ataquen a nuestra fauna silvestre. La recomendación es mantenerlas dentro de sus predios y supervisarlas con frecuencia para evitar que se desplacen a los lugares en donde habitan las especies nativas.

Fuente: Cornare

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter