Este tiempo es un momento propicio para confiar en la eficacia de la oración, acrecentar la práctica de la misericordia y fortalecer la oración personal y familiar con Dios

La Diócesis de Sonsón Rionegro se suma a las recomendaciones emitidas desde la Conferencia Episcopal y del Gobierno de Colombia para prevenir la infección del COVID19 en los feligreses del territorio eclesial.

Comprometidos con los protocolos de prevención promulgados por las autoridades sanitarias nacionales, pide que se acojan las siguientes indicaciones en todo el territorio diocesano, en el ámbito propio de la vida y misión de la Iglesia Católica conscientes de que el peligro es real y es una situación que debe tomarse con seriedad y obediencia.

La Iglesia, no ajena a las realidades del mundo y atendiendo al llamado del Ministerio de Salud y de los alcaldes de la región, determina desde el día martes 17 de marzo y hasta el lunes 30 las siguientes disposiciones:

1. Este tiempo es un momento propicio para confiar en la eficacia de la oración, acrecentar la práctica de la misericordia y fortalecer la oración personal y familiar con Dios.

2. Es necesario mantener la calma y la serenidad; igualmente, adoptar en la vida cotidiana las medidas apropiadas que eviten la propagación del virus.

3. Los encuentros, retiros, reuniones, eventos y jornadas establecidos, a nivel diocesano, vicarial y parroquial, se suspenderán, hasta nuevo aviso, con el fin de no generar espacios en los que pueda ser transmitido el virus.

4. Como medida de contención, dentro del proceso de propagación del virus, se cierran los templos, capillas, santuarios, casas de retiro, y todo lugar de celebración presentes en el territorio diocesano.

5. Las celebraciones de la Eucaristía pasan a carácter privado de la siguiente manera:

• Las celebraciones ordinarias de las comunidades parroquiales se llevarán a cabo con los oferentes (Quienes mandaron a celebrar la Eucaristía) con la participación de un número no superior a 10 personas. (Evitando la presencia de los adultos mayores).

• En cuanto a las misas exequiales, se llevarán a cabo en el templo, con la participación de los familiares más cercanos, que no excedan las 30 personas.

• En relación con la celebración del sacramento del matrimonio, se realizarán también en el templo, con el mismo número máximo de asistentes.

6. Teniendo presente que las personas mayores de 70 años o quienes padecen enfermedades respiratorias son más vulnerables a contraer el virus, deben abstenerse de salir de sus residencias.

7. La comunión a los enfermos solo será llevada por un ministro ordenado y de acuerdo a las circunstancias del enfermo y en caso de extrema necesidad.

8. Los sacerdotes estarán disponibles para el sacramento de la reconciliación en caso de extrema necesidad (peligro de muerte), asumiendo las medidas básicas de protección y seguridad. Se les solicita a los sacerdotes no usar el confesionario, sino un lugar abierto para este sacramento.

9. Los seminarios y las comunidades religiosas se acogerán a este comunicado.

10. Se hace extensiva la recomendación a los habitantes de la región a quedarse en la casa, evitar al máximo la movilidad y propiciar ambientes de oración en la vida familiar.

11. La Curia Episcopal, los centros de atención de pastoral familiar y la casa de acogida La Misericordia estarán cerradas al público.

12. La Curia Episcopal de Rionegro atenderá las principales necesidades de manera telefónica al 5315252.

13. La Casa Pan y Vida no prestará servicio al público y los comedores comunitarios serán atendidos con una modalidad especial.

14. Estas medidas solo estarán vigentes hasta el lunes 30 de marzo; respecto a la celebración de la Semana Santa se estarán informando oportunamente nuevas indicaciones.

«Sabemos que estas medidas son duras y que para algunos pueden parecer excesivas; sin embargo, está en juego la salud y la vida de muchas personas. En estos momentos el cuidado de sí mismo y el cumplimiento riguroso de los protocolos sanitarios es, no solo la mejor forma de manifestar nuestro amor al prójimo, sino, también, una clara expresión de nuestra fe que nos pide sacrificarnos para contribuir a la creación de condiciones positivas para la superación definitiva de la crisis que estamos pasando.» Monseñor Fidel León Cadavid, Obispo de la Diócesis Sonsón Rionegro.

Se pide transmitir las eucaristías, de manera especial los domingos, a través de los diferentes medios de comunicación.

«Invitamos a mantener la calma y la serenidad, pidiendo a Nuestra Señora del Rosario de Arma, patrona de la diócesis, que interceda por nosotros ante el Padre Celestial y nos ayude a salir de esta situación.» Monseñor Fidel León Cadavid, Obispo de la Diócesis Sonsón Rionegro.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter