Sé prudente, me dice alguien, sé prudente y guarda sólo para ti lo que te voy a decir

4. Con cuanta prudencia nos advertiste que nos guardáramos de los hombres, que los enemigos del hombre son los de su casa (Mt. 10, 36), y que no debemos prestarle fe al que afirma está aquí o está allá (Mt. 24, 23; Mc 13, 21). Lo he aprendido con escarmiento propio y ojalá que esto me sirva para adquirir una cordura mayor y no para continuar con mi imprudencia.

Sé prudente, me dice alguien, sé prudente y guarda sólo para ti lo que te voy a decir. Y mientras yo callo y creo que todo es secreto, él no puede ocultar lo que me pidió que silenciara: en seguida, me descubre a mí, se traiciona a sí mismo y se marcha.

Defiéndeme, Señor, de este género de mentiras y de hombres tan indiscretos y haz que nunca caiga en sus manos, ni yo incurra en semejantes cosas.

Pon en mi boca la palabra verdadera y segura y aleja de mí el lenguaje torcido. Lo que no quiero sufrir de los demás, yo lo debo evitar de manera más absoluta.

Lea también: «Mi espíritu está firme y cimentado en Cristo» (Santa Agueda)

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter