Un halcón herido: la crónica de su rehabilitación y nueva oportunidad de vuelo

Con una de sus alas heridas y un ojo golpeado, ingresó a finales del año pasado al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre -CAV- de Cornare un halcón de pecho naranja (Falco deiroleucus), el cual momentos antes había chocado contra una infraestructura en zona urbana del municipio de Rionegro.

Gracias a la oportuna reacción de la comunidad, esta ave llegó para recibir atención de emergencia por parte del equipo de profesionales del CAV, quienes tras la valoración inicial sospecharon de una fractura y evidenciaron el golpe que sufrió en su ojo izquierdo. De esta manera, procedieron a realizar manejo con analgésico y a tomar radiografía, así como evaluación con oftalmólogo.

Tenían entre sus manos un caso delicado y que, por tratarse de esta especie, de por sí ya suponía un reto su recuperación y rehabilitación. “Se evidenció que tenía fractura de escápula y a pesar de que nos preocupaba efectuar el procedimiento y generaba incertidumbre su futuro, decidimos realizar la cirugía y aplicar vendaje inmovilizante”, explicó Cristina Buitrago, médica veterinaria del CAV de Cornare.

Pasados unos 12 días, le fue retirado el vendaje al halcón y se sometió a una nueva radiografía para evaluar su evolución, así como también fue valorado de nuevo por oftalmología. En ese momento se encontraron dos panoramas, por un lado, la recuperación de la cirugía avanzaba exitosamente y por el otro, aunque el ojo había cicatrizado bien, se notó que el individuo había perdido capacidad de enfoque, es decir, su visibilidad estaba reducida aproximadamente en un 80 %, algo realmente grave para un animal de su especie que requiere un vuelo preciso para cazar en el aire y alcanzar alturas elevadas.

Durante el primer mes, el equipo de Fauna Silvestre de Cornare estuvo enfocado principalmente en la recuperación de la lesión del ala del ave, para lo cual fue necesario mantenerla en un espacio que limitara sus movimientos, pero su exitoso progreso permitió que rápidamente se trasladara a la jaula para rehabilitación de rapaces del CAV. Una vez allí, tuvo la posibilidad de realizar recorridos cortos que evidenciaron su capacidad de volar, ¡todo iba muy bien!

Tras días de ejercicios intensos en la jaula de vuelo y una evolución satisfactoria en ese aspecto, se detectó que el halcón no había recuperado su capacidad de enfoque y el daño en su ojo era irreversible. Para comprobar si bajo estas condiciones podría cazar presas vivas en su entorno natural, era necesario hacer ensayos con vuelos a grandes alturas y en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre no se contaba con los medios para dar este paso en el proceso.

Después de explorar otras alianzas que permitieran continuar con la rehabilitación de este individuo, el equipo de profesionales determinó que la alternativa más viable era recurrir a la cetrería, un arte milenario por medio del cual se entrenan aves rapaces para cazar.

“Contactamos a la Fundación Águilas de los Andes -FADA-, una institución sin ánimo de lucro, ubicada en Pereira, que se dedica a la conservación, educación y rehabilitación de aves rapaces colombianas por medio del uso de la cetrería y a la cual distintas corporaciones ambientales del país han confiado sus aves para rehabilitarlas y posteriormente liberarlas. Aceptaron recibir el halcón y a partir de ahí el proceso lo dejamos en sus manos, pero seguimos siempre atentos a su evolución”, relató Cristina Buitrago.

El ave se trasladó por medios aéreos hasta las instalaciones de la fundación en la que aguardaban un equipo de biólogos, ornitólogos, veterinarios y cetreros expertos en aves rapaces para continuar con el trabajo para perfeccionar su vuelo y evaluar el comportamiento a la hora de cazar.

“La evolución del halcón ha sido muy buena, está volando libre, entrenando bajo algunas técnicas del arte de cetrería, pero desafortunadamente al perder la vista por su ojo izquierdo tiene un impedimento muy grande para cazar los señuelos debido a que los halcones, a diferencia de otras aves rapaces, necesitan los dos ojos para tener visión binocular para cazar las presas en el aire”, dijo Álex Ospina Restrepo, director de FADA.

Bajo este panorama, se continuará el trabajo especial de rehabilitación de este halcón, para determinar si en algún momento será viable permitir su regreso a su hábitat natural sin que corra el riesgo de perder la vida por su incapacidad de defenderse o conseguir el alimento, o si la mejor alternativa es que haga parte de una colección biológica con fines educativos y científicos, que ayuden en la conservación de una especie tan importante, ya que es uno de los halcones más escasos del mundo. En Colombia su registro solo se estima para la Orinoquía y Amazonía.

Para Cornare es fundamental encontrar aliados como la Fundación Águilas de los Andes y su Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces San Isidro, que permitan lograr un mismo objetivo en común que es la protección de la fauna silvestre que cada vez se ve amenazada por diferentes factores.

Fuente: Cornare