¿Vamos a bailar señorita?

Quizás las cosas que diferencia la Navidad y el Año Nuevo en Latino América, y muy especialmente a Colombia con Europa y Estados Unidos, es lo alegres que somos y lo bien que bailamos casi en todas las fiestas de diciembre. Desde México y los países caribeños hasta la Patagonia vivimos en un solo baile. Desde los tiempos coloniales la fiesta y el baile hacen parte de nuestra Navidad.

Cada 24 de diciembre y lo mismo el 31 el baile es parte esencial de las celebraciones a la par con los villancicos, las novenas y las cenas de Navidad y Año Nuevo. Para nuestros países caribeños escuchar música alegre y tropical es algo cultural y social, década tras década y año tras año. Cada diciembre escuchamos en Colombia y los demás países latino americanos aquellos discos y canciones de diciembre para armar un buen fiestón. Los escuchamos en varias versiones: guasca bailable, charrangas, vallenatos, cumbias, salsas, merengues, y paseos tropicales tocados por orquestas y cantados por cantantes de gran talla nacional e internacional.

En nuestro países y Latino América toda esta música tropical comenzó a sonar y escucharse con el auge social y comercial de la radiodifusión y las emisoras radiales desde los años 50, y el gran auge de las casas disqueras; en un principio la música se escuchaba en disco de vinilo en un radiofono, luego por radio; a la radio y el radiófono los siguieron los equipos de sonido de campana o bocina, luego vino el disco de vinilo delgado, y los discos tradicionales. Para el año 1968 llegan los tocadiscos y equipos de sonido y las grabadoras que tenían la facilidad de ya no escuchar solo en disco sino en casete toda la música para la fiesta y armar una gran pachanga. Los años 70 y 80 llegó a ser el auge de las fiestas de fin de año en Colombia que desde 1975, tanto por televisión como por radio, el 31 de diciembre se trasmite la fiesta de fin de año.

Diciembre tras diciembre suenan aquéllos discos que son prácticamente himnos rumberos de Colombia: El año viejo, Arbolito de Navidad, El hijo ausente, Faltan cinco pa las doce, estos son los clásicos del recuerdo. Y hay otros que diciembre sin escucharlos no es diciembre y tal vez les suene los siguientes temas a Navidad: Las caleñas, Solo un cigarro, Aguardiente para el chofer, Carrataplan, El africano, La lambada, El morro, El grillo, El gallo tuerto, La sopa de caracol, El meneíto, Juanito preguntón, Plegaria vallenata y muchos más.

(El último disco de la fiesta y nos vamos a dormir).

Por:

Jaime Alberto López Bonilla

Historiador

Lea también: