A unos le hablo cosas que valen para todos y a otros cosas particulares

4. Hubo alguien que, con sólo amarme entrañablemente, aprendió cosas divinas y sus palabras eran maravillosas. Abandonándolo todo había aprendido más que aplicándose a sutiles disquisiciones.

A unos le hablo cosas que valen para todos y a otros cosas particulares. A unos me manifiesto con la suave luz de figuras simbólicas, a otros les revelo los misterios con gran fulgor. El sentido de los libros es uno solo, pero no plasma a todos de igual manera. Yo, en vez, que soy interiormente maestro de la verdad, escudriñador de los corazones, conocedor de los pensamientos, inspirador de las acciones, distribuyo a cada uno según lo que considero sea justo.

Lea también: Yo soy el que te enseña a despreciar lo terrenal

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter