Aunque sea pesado, todo hay que sufrirlo para conseguir la vida eterna

3. Si pudieras ver el premio eterno de los santos en el paraíso y de cuánta gloria están gozando aquellos que en este mundo serán considerados despreciables y casi indignos de la misma vida, seguramente te postrarías por el suelo y desearías más someterte a todos que mandar a uno solo.

No codiciarías días alegres aquí en esta tierra, al contrario gozarías viéndote atribulado por Dios y tendrías como grandísima ganancia el ser considerado una nulidad entre los hombres.

Lea también: Escribe, lee, canta, llora, calla, reza, sobrelleva con valor las adversidades

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter