Capítulo 43|Contra la inútil ciencia de este mundo

1.Hijo, no te seduzcan las bellas y sutiles frases de los hombres, porque el Reino de Dios no consiste en la palabrería, sino en la virtud (1 Cor. 4, 20). Escucha mis palabras. Ellas encienden los corazones e iluminan los entendimientos, conducen al arrepentimiento e infunden abundante consolación.

Nunca leas, aunque sea solo un vocablo, con el fin de parecer más docto o más sabio. Que tu estudio sea mortificar los vicios y esto te aprovechará más que el conocimiento de muchas cuestiones difíciles.

Lea también: El que se atribuye algo bueno, impide que sobre él llegue la gracia de Dios

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter