Él es el consuelo de los peregrinos de este mundo

12. Por encima de todo debemos deplorar y llorar nuestra tibieza y nuestra negligencia porque nos impiden que nos acerquemos con mayor devoción a recibir a Cristo, en quien reside toda esperanza y todo el mérito de la salvación.

Él es nuestra santificación y nuestra redención (1 Cor. 1, 30); él es el consuelo de los peregrinos de este mundo y la eterna gloria de los santos.

Hay que deplorar sobremanera el poco caso que muchos hacen de este sacramento de salvación, alegría del cielo y sostén del mundo entero.

¡Qué ceguera y qué dureza la del corazón humano que no presta mayor atención a un don tan excelso o que, por gustarlo todos los días, llega hasta la indiferencia!

Lee también: En este sacramento se infunde la gracia espiritual

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter