La Ciudadela Agro Tecnológica de Marinilla fue sede del Encuentro de Extensionista de la Corporación Desarrollo Rural Integral – CDRI

El pasado viernes 1 de julio se llevó a cabo en la Ciudadela Agro Tecnológica San José de Marinilla, el Encuentro de Extensionistas de la Corporación Desarrollo Rural Integral – CDRI, entidad habilitada por la Agencia de Desarrollo Rural – ADR, para prestar el Servicio de Extensión Agropecuaria – EPSEA.

«Es una actividad que es una responsabilidad que todas las EPSEAS, con la empresa que nos certifica, tenemos que preparar al capital humano que estamos teniendo en cada territorio», expresó Liliana Beatriz Arias Gonzáles, presidente de la Corporación Desarrollo Rural Integral – CRDI.

El objetivo del encuentro fue realizar un recorrido guiado por la ciudadela agro tecnológica, capacitar a los extensionistas en interpretación de análisis de suelos y en la formulación de planes de fertilización. Además, se realizó un conversatorio de experiencias exitosas de extensión agropecuaria en el territorio. Esta actividad fue ejecutada en articulación con la Universidad Católica de Oriente.

«Este es el mejor espacio, la ciudadela agro tecnológica, para ofertar a toda la región, a todo el departamento donde CDRI está ejecutado proyectos a través de nuestros extensionistas, esta oferta y esta inversión tan importante que se está haciendo en pro de la extensión agropecuaria«, afirmó Liliana Arias, y agregó que «La Ley 1876 de 2017 fue una ley construida dentro de los diálogos del Acuerdo de Paz y concluyó unas reformas trascendentales en la forma en que queremos que el Estado se desarrolle con el usuario, con esa persona, agricultor, agro emprendedor, campesino, para generar un desarrollo. En un primer momento la asistencia técnica como se venía concibiendo, desaparece, esta ley deroga la 607 del 2000 y crea el Servicio Público de Extensión Agropecuaria ampliando mucho más, no solamente al productor, sino ya dándole énfasis al mejoramiento de la calidad de vida de los usuarios».

Cuando llegan los recursos del Fondo Nacional de Extensión Agropecuaria – FNEA, deben ser operados y ejecutados a través de una EPSEA. En ese momento la Corporación Desarrollo Rural Integral ya venía haciendo una labor de gestión comercial, de ofertar sus servicios y desde octubre del año pasado tiene un convenio marco con la Provincia ABT.

«En ese proceso de habilitarse como Epsea, las entidades que queramos hacerlo bebemos contar con un vínculo con una entidad de educación superior que pertenezca al Sistema Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación. Nosotros apelamos a la Universidad Católica de Oriente y en este momento ya vamos para la tercera renovación de la habilitación como Epsea y hacemos muchas actividades conjuntas».

A este encuentro en Marinilla asistieron más de 80 extensionistas de diferentes municipios como Nariño, Argelia, Valdivia, San Rafael, entre otros, no solo del Oriente sino también del departamento de Antioquia.

«A nosotros como universidad nos invitaron a apoyarlos en la parte técnica dándoles unas capacitaciones sobre el suelo, toma de muestra de suelos, planes de fertilización y estamos acompañando a manos llenas y de muy buen gusto estas actividades que van en pro del agro», aseguró Rubén Darío Giraldo, docente del área de suelos de la Universidad Católica de Oriente

La Ciudadela Agro Tecnológica San José es el primer proyecto que tiene el departamento de Antioquia para generar procesos de intercambio y de transferencia de conocimiento. Son 10 mil metros cuadrados de invernaderos con tecnología 4.0. En el aula de agro transformación se realiza un proceso de postcosecha y clasificación de los productos.

«Lo que queremos es que nuestros técnicos conozca este espacio, se apropien de él porque necesitamos que a partir de acá, la ciudadela agro tecnológica, con las tecnologías que aquí se pueden apropiar, ellos empiecen a conocerlas, apropiarse de este conocimiento para poderlas transferir a nuestros campesinos en todo el departamento de Antioquia», expresó la secretaria de Agricultura y Ambiente de Marinilla, Monica Mabel Mejía Jiménez.

Para los extensionistas que asistieron a este evento fue una experiencia muy enriquecedora, «es lo que realmente la gente necesita y lo que a uno le piden, entonces uno es la conexión directa entre la academia y la gente entendiendo que no hay una verdad completa sino que ambos nos estamos aportando y es muy chévere sentir que le estas aportando algo positivo», opinó Sara Pedraza, extensionista del municipio de Nariño.

Por su parte, para el extensionista del municipio de granada, Yeison Andrés Valencia, «nos han llenado de mucho conocimiento para transmitirle al campesino o al productor donde hacemos con el productor un compartir de experiencias tanto ancestral como tecnológicas».

Fuente: RED ORIENTE

Vea también:

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter