Mientras se complazca de sí mismo, el hombre te desagradará

4. Te doy gracias a ti, de quien todo precede, si algo de bueno llevo a cabo. Porque yo no soy más que vanidad, una nada ante ti (Sal. 38, 6) y un hombre inconstante y débil.

¿De qué puedo gloriarme, entonces? ¿Cómo puedo pretender que otros me estimen? ¿Tal vez por la nada que soy? Esto sería una vanidad todavía mayor.

Verdaderamente inútil es esta gloria, una peste maligna y una enorme tontería, porque nos aparta de la honra auténtica y nos despoja de la gracia celestial.

Mientras se complazca de sí mismo, el hombre te desagradará, y mientras aspire a las alabanzas humanas, se privará de las verdaderas virtudes.

Lea también: Nada de bueno puedo hacer el hombre por si solo

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter