No te estimes mejor que otros para que no seas, quizás, considerado peor ante Dios que sabe lo que hay en el hombre

3. No te estimes mejor que otros para que no seas, quizás, considerado peor ante Dios que sabe lo que hay en el hombre (cfr. Jn. 2, 25). No te enaltezcas por tus buenas obras porque los juicios humanos son muy distintos de los de Dios, al cual, muchas veces, desagrada lo que a los hombres agrada. Si algo bueno tuvieres, para conservar la humildad, piensa que otros son mejores. No hay nada malo en considerarte por debajo de todos; muy dañino, en vez, es anteponerte aunque fuera a una sola persona.

En el humilde hay paz indefectible y en el corazón del soberbio continua envidia e inquietud.

Lea también: Tu gloria sea Dios que da todas las cosas

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter