Nueva área protegida a declarar en la parte media de la Subcuenca del Río Claro

En el Honorable Concejo Municipal de Sonsón, la Fundación Natura socializó el proyecto «Manejo Sostenible y Conservación de la Biodiversidad Acuática en la cuenca Magdalena – Cauca» que tiene el objetivo de contribuir a la conservación y uso sostenible de ecosistemas dulceacuícolas y su biodiversidad en la cuenca Magdalena – Cauca, mediante la protección de hábitats prioritarios, la mejora de la salud de los ecosistemas y el fortalecimiento de la gobernanza y las capacidades locales.

«La cuenca del Magdalena constituye un área de vital importancia ambiental y socioeconómica para Colombia, abarcando una superficie de 270.895 km² (24% del país) y donde se alberga el 77 % de la población de Colombia, produce el 86% del Producto Interno Bruto (PIB), 75% de la energía hidráulica, 70% de la producción agrícola y 50% de la pesca continental.»

The Nature Conservancy-TNC, 2015.

Su variabilidad altitudinal ha propiciado una gran diversidad de sitios de alta relevancia global para la conservación de especies amenazadas. Sin embargo, ecosistemas como los dulceacuícolas se encuentran poco protegidos (4,68 % del área total).

Componentes del Proyecto

Este proyecto se está desarrollando en toda la Cuenca del Magdalena y tiene 3 componentes: concervación de áreas prioritarias, gestión de salud de los ecosistemas, monitoreo y evaluación. El Componente 1. Conservación de Áreas Prioritarias, busca mejorar la representatividad e integridad ecológica de ecosistemas dulceacuícolas en la cuenca, mediante la creación de al menos cinco nuevas Áreas Protegidas Regionales (APRs) que adicionarán por lo menos 160.000 hectáreas nuevas al SINAP, así como el fortalecimiento de cuatro APRs existentes que podrían abarcar cerca de 188.000 hectáreas.

Las cuatro nuevas áreas protegidas son: La Ciénaga de Zapatosa, Corrales y El Ocho, Ciénaga de Barbacoas y Río Claro con todo su corredor kárstico. 

El área total a declarar en el Oriente antioqueño es de 15.755, 81 ha distribuidas en cinco municipios de la siguiente manera: 4438,1 ha corresponden a San Luis; 1057,7 ha corresponden a San Francisco; 1077,4 ha corresponden a Puerto Triunfo y 9182,5 ha corresponden a Sonsón.

Para Sonsón representa el 7% dentro del área protegida y comprende las veredas y los corregimientos de La Danta y Jerusalén, Campo Alegre, La Flor del Tesoro, La Hermosa, La Mesa, La Paz San Francisco, Mulato Alto, Santa Rosa y Santo Domingo.

«La propuesta que se tiene para esta área protegida es un Distrito Regional de Manejo Integrado porque es una categoría que permite que las actividades que se estén llevando dentro del área protegida se sigan realizando pero de una forma sostenible.»

Alba Lorena Garcia, Fundación Natura.

La ruta declaratoria está compuesta por tres fases, una de preparación, una fase de aprestamiento y una fase de declaratoria. El proyecto se encuentra en la fase de apresamiento.

«Para nosotros es muy importante todo el trabajo de caracterización social, por eso la compañera Juliana Hernández que es nuestra profesional social, es la que va hacer el trabajo de acercamiento a todos los actores que están inmersos en esta área protegida.»

«Vamos a visitar las veredas, ya tenemos contacto con los concejos de San Luis y San Francisco, con las alcaldías también nos reunimos, ya tuvimos un primer acercamiento con las Juntas de Acción Comunal de Sonsón y tuvimos una reunión en la vereda La Hermosa.»

Alba Lorena Garcia, Fundación Natura.

Este proyecto es financiado por Global Environment Facility (GEF) / Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM); implementado por el Banco Interamericano de Desarrollo BID; y tiene como socios al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS; el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales – IDEAM; el Fondo Adaptación y la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena – CORMAGDALENA.

La meta de la Fundación Natura es tener esta área protegida declarada en el mes de junio del presente año. Para ello, Cornare, encargada de la administración del área, debe presentar un documento síntesis al Instituto Alexander Von Humbold para que le de el aval. Cuando se tiene el aval, Cornare, junto a su concejo directivo y su director, saca el acuerdo por el cual se declara el Distrito Regional de Manejo Integrado, o la categoría que le haya sido asignada.

Al declarar una área protegida, esta directamente se convierte en un determinante ambiental y los municipios deben adoptar las medidas correspondientes en los Planes Básicos de Ordenamiento Territorial.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*