Un pequeño homenaje a mi tierra de nacimiento y de crianza

Tolima y Natagaima

Vi por primera vez la luz del sol y respire por primera vez en estos dos bellos lugares de Colombia; Tolima, territorio ocupado por pueblos indígenas quienes hicieron gran resistencia a los conquistadores españoles. Tierra bañada en su gran mayoría por el río Magdalena y el río de La Patria. En su territorio se alzan imponentes los Nevados del Tolima y Santa Isabel. En el siglo XIX el Tolima Grande comprendía los departamentos de Tolima, Huila, Cundinamarca, Caquetá y el actual municipio de La Dorada, Caldas.

Natagaima es una población ubicada al Sur del Tolima, de estilo colonial, con un clima de 35º centígrados a orillas del Río Magdalena. En esta ciudad nació el Maestro Alberto Castillo Morales, compositor del Bunde Tolimense y otras canciones del folclor colombiano.

Natagaima fue capital del estado soberano del Tolima en los años 1879 – 1881 y hoy por hoy es un lugar turístico de gran fama no solo en Colombia sino también en el exterior.

Antioquia, Medellín y Sonsón

Crecí en medio de las montañas de Antioquia y Sonsón y me hice historiador en la Universidad Nacional de Medellín.

Antioquia es la tierra natal de personajes como: Marco Fidel Suarez; Álvaro Uribe Vélez; Belisario Betancur; Joaquín Antonio Uribe (Sonsoneño); María Martínez de Nisser (Sonsoneña) y José María Córdoba.

Medellín es la segunda ciudad de Colombia, capital comercial y económica, nuestra capital departamental, es la única que cuenta con metro y su equipo de fútbol más emblemático es el Atlético Nacional. Ha sido campeón en dos ocasiones de la Copa Libertadores de América.

Sonsón, cuna de la colonización Antioqueña, la fundadora de pueblos y constructora del país. Hasta la década de 1950 Sonsón fue la segunda ciudad de Antioquia, pero desde la década de los años 60, desgraciadamente y durante no hace poco vivió un estancamiento, el Sonsón prospero se vino abajo, pero más que lamentos hay que luchar por sacarlo de la crisis.

Sonsón hoy ofrece turismo ya que cuenta con un gran patrimonio arquitectónico en sus viviendas de tipo colonial y republicano; una gran cantidad de museos y unos paisajes espectaculares.

Así concluyo este pequeño homenaje y me siento feliz de ser, no sólo tolimense o antioqueño, sino de ser colombiano y latinoamericano.

Por:

Jaime Alberto López Bonilla.
Historiador Universidad Nacional Medellín.
Correo: jaime.lopez@periodicoelparamo.com

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter