Alegraos los humildes y regocijaos los pobres, porque el reino de Dios es vuestro

10. ¡Ay de aquellos desdeñan hacerse simples como los niños: la pequeña puerta del reino celestial les impedirá la entrada!

¡Ay también de los ricos que tienen aquí sus delicias, porque mientras los pobres entrarán en el reino de Dios ellos quedarán afuera aullando de desesperación!

Alegraos los humildes y regocijaos los pobres, porque el reino de Dios es vuestro (Lc. 6, 20), siempre que caminéis de acuerdo con la verdad.

Lea también: ¿Quién es el mayor en el reino de Dios?

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter