De nada puede gloriarse el hombre

3. Por lo tanto, si yo fuera capaz de menospreciar todo consuelo humano -sea para conseguir un mayor fervor, sea para satisfacer la necesidad que tengo de buscarte a ti, puesto que no hay ningún hombre que me pueda confortar-, entonces podría con razón esperar en tu gracia y regocijarme con el don de un nuevo alivio.

Lea también: Sólo tú, y ninguna injerencia humana, puede socorrerme y fortalecerme

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter