El malestar de los maestros en su quehacer, y el impacto emocional para sus estudiantes, en la motivación por el aprender a aprender

«Un gran maestro es un gran artista, escultor, carpintero ante su vocación, la llave que abre el alma de aquel discípulo que sueña cambiar la mente humana, para el bien común» BERRIO (2020).

La docencia es una profesión de alto sentido social, el compromiso ante el sentido social, la lleva en las manos el maestro, y para ello, la esencia es el servicio y la colaboración en la construcción de nueva sociedad, mediante la formación y promoción para edificar mentes abiertas, empeñadas en sembrar semillas de progreso.

La guerra del presente siglo XXI, no es una guerra con elementos de improvisación, va más allá de lo que muy pocos puede imaginar. Uno de los grandes efectos es desvitalizar el buen desarrollo integral de una sociedad. Uno de los impactos es el de la educación, la herramienta social, cultural y política, enmarcada a formar y destinada a desarrollar la capacidad integral, intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con las normas de convivencia, asimismo, es la escuela aliada a la educación de valores y principios humanos.

Con el devenir de los años y del cambio social, cultural y político, esta profesión ha enfrentado una infinidad de problemas. BERRIO (2018), el compromiso y rol de profesor se ha transformado ante un quehacer poco innovador, e incluyente, ante las nuevas tendencias de la educación, como la educación digital, dentro de sus modalidades como la educación virtual, educación en línea y la educación a distancia, una metodología totalmente nueva para la gran población de los docentes de Antioquia.

Direccionada por un 67% del Decreto 2277, y un 33% del Decreto 1278, se es lamentable el alto porcentaje del intelecto de ambas poblaciones ante el uso, la manipulación y utilización de los medios, recursos y herramientas educativas que se unen a las TIC’s o ITC’s, una exigencia de la nueva generación o comunidad educativa. Ante la mirada de este malestar e impacto para los estudiantes del hoy, se viene atando tres fenómenos ocultos por el gobierno educativo, local, departamental y nacional:

i… Deserción Escolar.

ii… Ausentismo Escolar.

iii… Desmotivación por el aprender aprende por parte de estudiantes.

La nueva generación y/o comunidad educativa tiene que estar incorporada al avance del mundo, y más al avance que se da en la educación, el cocimiento debe ser dado, ofrecido y enseñando desde los distintos mecanismos educativos.

Coll (1996) plantea que los mecanismos de influencia educativa son aquellos procedimientos mediante los cuales el profesor logra promover y facilitar en los estudiantes el proceso de construcción de significados y la atribución de sentido en el transcurso de las acciones escolares en el proceso de enseñanza – aprendizaje, y los métodos educativos dentro de sus materiales y recursos como el coaching educativo.

Tanto los mecanismos educativos y los métodos educativos tienen que estar unificados a la innovación psicopedagogía, a la inclusión educativa y a la incorporación de recursos, medios y herramientas educativas.

Por:

Luis Fernando Daza López
Especialista en Gerencia Educativa de la CUMD.
Licenciado en Educación Básica con Énfasis en Matemática de la UdeA.

Yuliana Berrio Osorio
Diseñadora – Redacción

Lea también: El reto del maestro ante las nuevas tendencias de la educación en el siglo XXI ante el COVID-19

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter