Es mejor esconderse y cuidar el propio perfeccionamiento que hacer milagros y descuidarse

6. En el silencio y el sosiego progresa el alma devota y llega a entender el sentido profundo de las Escrituras. Allí encuentra manantiales de lágrimas con que lavarse y purificarse todas las noches, para hacerse tanto más íntima del Creador cuanto más alejada vive del bullicio mundano. El que se aparta de conocidos y amigos, más se acerca a Dios y a sus santos ángeles.

Es mejor esconderse y cuidar el propio perfeccionamiento que hacer milagros y descuidarse. Para el religioso es loable salir pocas veces, no querer ver a todo el mundo y evitar que todo el mundo lo vea a él.

Lea también: Si quieres arrepentirte de corazón, retírate en tu cuarto dejando afuera el tumulto del mundo

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter