Si quieres arrepentirte de corazón, retírate en tu cuarto dejando afuera el tumulto del mundo

5. Nadie merece el gozo celestial si antes no se ha ejercitado con paciencia en la santa contricción. Si quieres arrepentirte de corazón, retírate en tu cuarto dejando afuera el tumulto del mundo, como está escrito: Contristaos en vuestros aposentos (Sal. 4, 5). En la celda encontrarás lo que con frecuencia pierdes fuera de ella. La celda, si es habitada continuamente, produce agrado; si se prefiere vivir fuera de ella, provoca hastío. Si desde el comienzo de tu entrada en el convento la habitas y la cuidas, ella se convertirá para ti en amiga querida y agradable consuelo.

Lea también: Los que, por los hombres, fueron estimados como los mejores, muchas veces han caído en graves faltas por la demasiada confianza en sí mismos

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter