Este sacramento, tan sublime y precioso, es salud del alma y del cuerpo

2. Señor, con sencillez de corazón, con fe firme y sincera y en adhesión a tu mandato, me acerco a ti con sentimientos de esperanza y devoción y creo verdaderamente que tú estas presente aquí, en el Sacramento, como Dios y como hombre.

Tu quieres que yo te reciba y que me una a ti por el amor. Por lo tanto suplico a tu clemencia e imploro el don de esta gracia especial, de ser cambiado y transformado en ti y rebosar de amor en forma tal de no buscar ningún consuelo exterior.

Este sacramento, tan sublime y precioso, es salud del alma y del cuerpo y remedio contra toda enfermedad del espíritu. Por medio de él se curan mis vicios, se refrenen mis pasiones, las tentaciones se vencen o disminuyen, la gracia es aumentada, es fortalecida la virtud que se había empezado a practicar, la esperanza se vigoriza y la caridad se aviva y dilata.

Lea también: Capítulo 4 | Muchos beneficios son concedidos a los que comulgan devotamente

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter