Fiesta de la Familia Sonsoneña

A raíz de estos sucesos, la Fiesta del Maíz se convirtió en la Fiesta de la Familia Sonsoneña, es decir, se pretendió que, por algún tiempo, las fiestas se celebraran en familia, sin turistas que nos visitaran y solo para los sonsoneños, mientras la ciudad se recuperaba de sus cenizas. La Fiesta de la Familia Sonsoneña se realizó hasta 1966. Sin embargo, las estas fiestas no se suspendieron y se siguieron celebrando cada dos años alternadas con la Fiesta del Maíz.

Lea también: Los Juegos Florales

Reaparece la Fiesta de Maíz

A partir de 1967 regresó la Fiesta del Maíz y se le agregaron nuevos números como exposiciones agrícolas, artesanales y artísticas; concursos literarios y el desfile de carrozas.

Para la década de 1970 surgen el Coronador y el Alcalde Honorario. El Coronador era una destacada persona cívica o de la política que se encargaba de ceñir la corona a la reina cada año. Esta figura del Coronador, aunque existió desde 1940, a partir del setenta su trabajo estaba acompañado de un discurso que debía pronunciar ante los asistentes al baile donde destacaba las cualidades de la nueva reina y del espíritu paisa de la celebración. Entre los coronadores más destacados tuvimos a Nicanor Restrepo Santamaría, Jorge Robledo Ortiz y Rodrigo Correa Palacio.

El Alcalde Honorario fue una figura que surgió a partir de 1963 y era un líder cívico de Sonsón reconocido por su amor a su tierra y por su participación. El primer Alcalde Honorario fue el Dr. Antonio Álvarez Restrepo al que siguieron Alonso Botero Isaza, Celia Ramos Toro, Elena Botero de Sánchez y Josefina Henao Valencia, entre otros. Durante su posesión, el Alcalde Honorario leía un bando con las principales disposiciones que se debían tener en cuenta durante su mandato, las cuales tenían que ver en muchas ocasiones, con el orden y compostura que se esperaba de una población con un alto consumo de licor durante las festividades.

Las fiestas durante la Elección Popular de Alcaldes

La llegada de la Elección Popular de Alcaldes trajo cambios en la dirección de la Fiesta del Maíz. A partir de 1988 las fiestas, que venían siendo celebradas por la Sociedad de Mejoras Públicas, cambiaron de dirección. Con el argumento de entregarle las fiestas al pueblo, el alcalde Juan Carlos Patiño Betancur, primer alcalde popular, arrebató a la Sociedad de Mejoras el manejo de las fiestas que pasaron a estar bajo la dirección de municipio. Se trató de una vieja pelea entre las élites de Sonsón representadas en la S.M.P. y una administración municipal nueva que actuaba a nombre del pueblo.

Durante 60 años la S.M.P. no solo dirigió las fiestas, sino que sus beneficios económicos eran invertidos en obras sociales como la construcción del Palacio Episcopal en 1957, la construcción del nuevo palacio municipal en 1963, en recursos para la reconstrucción de Sonsón y muchas obras más que aún perduran. Pero la nueva administración no solo la emprendió contra la Fiesta del Maíz. También lo hizo contra todas las instituciones que dependían de la S.M.P. como el Comité Humanitario, que después de 80 años de funcionar en el Palacio Municipal, fue desalojado de allí por lo que tuvo que construir su propio edificio para seguir funcionando hasta hoy. Igual suerte contó la imprenta donde se editaba La Acción, que también tuvo que ser sacada de allí lo que llevó a una suspensión de este periódico durante unos 5 años.

Debido a estos conflictos de intereses, las personas invitadas a servir de coronadoras en las fiestas de 1990, como la Mis Universo Luz Marina Zuluaga y la Ex Reina Nacional María Teresa Gómez, se negaron a asistir a este evento. Para 1992 las reinas se comenzaron a elegir, no por la cantidad de dinero recaudado como había sido la costumbre, sino por su simpatía y cordialidad.

También desaparecieron el baile típico y la participación de las Colonias de Bogotá y Medellín, que eran las que mayor impulso daban a las fiestas y poco a poco desaparecía la programación cultural a medida que parecían convertirse en un carnaval más.

Las administraciones municipales posteriores que iniciaron su ciclo en 1994 trataron de conciliar y de limar asperezas del pasado reciente, organizando Fiestas del Maíz colegiadas entre servidores públicos y Sociedad de Mejoras Públicas de Sonsón, a las que se sumaron en ocasiones otras entidades del municipio y del departamento. De allí en adelante se recurrió a una programación que contenía como actos centrales el encuentro de la caravana, tres desfiles (Familia Castañeda, Treinta Peones y Carrozas), un reinado, apertura de ranchos, muestra agro-ambiental, cabalgatas, visita a museos y exposiciones, y baile de clausura o entierro de la tusa; y como componente permanente, ocupando un lugar destacado de la fiesta, los tablados en las plazas Ruíz y Zapata y de Henao, que patrocinados por marcas de licores regionales, traían grandes orquestas que los ayudó a convertir en el atractivo más llamativo de propios y turistas.

La Fiesta del Maíz y la violencia

A partir de 1997 la violencia empezó a hacerse sentir con fuerza en la localidad. Ese año, terminadas las fiestas, cuatro buses que viajaban hacia Medellín con 150 pasajeros, fueron detenidos por grupos armados en el sitio llamado el Alto de San Miguel y los vehículos incinerados. A esto siguió una serie de actos violentos en la población como masacres, secuestros, desapariciones, amenazas, desplazamiento y una campaña de terror que hicieron cambiar las costumbres de los sonsoneños, como salir de noche, no dejarse crecer el pelo en los jóvenes, ni el uso de pircings y otros aditamentos; hasta las botas pantaneras eran mal vistas por algunas organizaciones armadas. Las fiestas se siguieron celebrando, pero bajo el signo del miedo; los turistas y los sonsoneños que vivían en otras ciudades no asistían por temor y en el 2002, las fiestas fueron celebradas en el mes de octubre.

Para la fiesta de 2004, gracias a las políticas gubernamentales para recuperar la seguridad en las vías, entraron a la fiesta 250 carros que llegaron en las llamadas “Vive Colombia, viaja por ella” y con la protección del Ejército Nacional, la fiesta se celebró con todo el éxito asegurado. A partir de entonces se han venido celebrando ininterrumpidamente año tras año.

A partir de ese año de 2004 se incluyó un programa más en la Fiesta de Maíz: La Fiesta del Maicito. Esta fiesta fue dedicada a los niños y es una verdadera réplica en los niños de la fiesta de los mayores.

Algunos aspectos de las fiestas

Durante toda la historia de la Fiesta del Maíz se han coronado un total de 49 reinas hasta la fecha y esta tradición se mantiene hasta nuestros días. En el auditorio de la Casa de la Cultura se conservan las fotografías de todas ellas en una hermosa colección para ser vista por todos los visitantes.

Aunque la Fiesta del Maíz han tratado de convertirse en un carnaval más, las autoridades municipales y la Dirección de Cultura se han unido para que esto no suceda, conserve su enfoque cultural y no pierdan su sentido de sonsoneñidad, a lo que todos debemos colaborar.

Por:

Alberto José Londoño Jaramillo

Historiador, presidente del Centro de Historia de Sonsón y vigía del Patrimonio de la SMP.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter