La paz no se encuentra en el alma del hombre carnal, ni tampoco en la del hombre entregado a las cosas exteriores

2. Cuando un hombre alcanza lo que desea, inmediatamente le remuerde la conciencia porque ha secundado su pasión que nada le ayuda a conseguir la paz que buscaba, ya que la verdadera serenidad del corazón se consigue oponiéndose a las tentaciones.

Por eso, la paz no se encuentra en el alma del hombre carnal, ni tampoco en la del hombre entregado a las cosas exteriores, sino en el corazón del fervoroso y del espiritual.

Lea también: Capítulo 6|Inclinaciones desordenadas

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter