La Política, manto sagrado de hombres y mujeres deshonestos

La Administración del Poder, tiene un encargo, donde sus seguidores, deben saber del trazado de las prácticas de la política; actualmente la política posee distintas vertientes, dadas las formas de pensar de hombres y mujeres, que ponen diferentes pericias a la política, violentando la mirada social y cultural como agentes íntegros, y tomado la política, como el manto sagrado, para cubrir y proteger, todos los infortunios de aquellos hombres y mujeres que desmantelan a una sociedad de su erario, derechos y garantías.

La política de hoy en día se divide en Bancadas Izquierda y Derecha, su solo objeto de existencia política, es separar a una sociedad, y fomentar la eterna discusión por quien administra mejor, por quien gobierna, en conexidad a sus ideas socialistas, democráticas, comunistas y/o capitalistas, sin instar los sueños e ideales de aquella sociedad que han delegado su voto de confianza.

Pueblo sonsoneño Daza dice: ¡Una Político sin programa, sin principios y sin cultura, un líder fracasado desde su ética, su accionar y su compromiso!

No es un misterio para la sociedad, enfrentar a la oscura mente-ideal del político de hoy, muchos personajes ingresan a los pilares de la política para hacer dinero o para arreglar sus asuntos personales y/o familiares o de grupo, en otros casos, para proyectar su poder económico en el campo de lo político y lo social y de este modo, controlar dos facetas fundamentales de la sociedad contemporánea, la economía y la política.

Pueblo sonsoneño, en la política en su mal uso, estructura una cadena de actos y acciones, arraigados a decisiones que irrumpen el ideal y sueño de una sociedad, dándole paso a una de las enfermedades que carcomen la existencia de un Estado, la corrupción, estado que involucra aquellas mujeres y hombres interesados en la supuesta defensa de las garantías y soberanía de una sociedad, estos engranan con dinero a quienes tienen el poder de decidir en el otorgamiento del desarrollo patrimonial, esa cadena genética, integra además, a los lobistas, expertos en relaciones y en ayudar a apuntar hacia el político adecuado, para obtener una prebenda que genere altas ganancias, luego de descontar los gastos de operación dentro del sistema.

El problema se complica aún más, porque las instituciones encargadas de atacar o reprimir la corrupción, también son penetradas por los hombres y mujeres corruptos, en este sentido del asunto, la metástasis llamada corrupción trastoca la filosofía de la política, rompe con los paradigmas de los griegos, encadenan cada día más los ideales, sueños y anhelo de los pueblos, esta lucha contra  hombres y mujeres deshonestos, y con el manto sagrado de la política, se ha vuelto y parece ya una tarea sucia y necia, donde se debe salvar quien pueda, impregnando este malestar en la vida de los pueblo.

Por:

Luis Fernando Daza López
Especialista en Gerencia Educativa de la CUMD.
Licenciado en Educación Básica con Énfasis en Matemática de la UdeA.
Es-wix: http://leydazal1976f.wixsite.com/iiac-daza