No te domine demasiado el deseo de saber

2. No te domine demasiado el deseo de saber, porque en él encontrarás una desviación grande y un grave engaño. Lo hombres de ciencia quieren aparecer y ser llamados sabios. Pero hay muchas cosas cuyo conocimiento poco o nada ayuda al alma. Y muy necio es aquel que atiende a muchos asuntos que nada le aprovechan a su salvación.

Las muchas palabras no llenan el alma, pero la vida buena consuela el espíritu y una conciencia pura produce una gran confianza en Dios.

Lea también: Capítulo 2|Humilde aprecio de sí mismo

Fuente: Tomas de Kenpis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter