Gracias, buen Jesús, pastor eterno

13. Si este sacramento santísimo fuera celebrado solamente en un determinado lugar y por un solo sacerdote en todo el mundo, piensa qué gran deseo tendría toda la gente en acudir a aquel lugar y a aquel sacerdote, para verlo celebrar los divinos misterios.

Pero, hoy, son muchos los sacerdotes y Cristo es inmolado en muchos lugares, para que, cuanto más se halla difundida en el mundo la sagrada comunión, tanto mayores aparezcan la gracia y el amor de Dios hacia la humanidad.

Gracias, buen Jesús, pastor eterno, porque, con tu precioso cuerpo y con tu sangre te dignaste alimentarnos a nosotros, pobres y desterrados; gracias por habernos invitado a recibir estos misterios con las palabras salidas de tus labios: Venid a mí todos los que estáis cansados y oprimidos, y yo os aliviaré (Mt. 11, 28).

Lea también: Él es el consuelo de los peregrinos de este mundo

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter