La naturaleza mira lo exterior del hombre; la gracia penetra en lo interior

5. Se indaga cuanto ha hecho uno, pero no se examina de las misma manera con cuánta virtud lo ha cumplido. Se investiga si alguno es fuerte, rico, hermoso, hábil o buen escritor, buen cantor, buen trabajador, pero se calla por parte de muchos si es un verdadero pobre de espíritu, paciente, manso, devoto y cuánta vida interior tenga.

La naturaleza mira lo exterior del hombre; la gracia penetra en lo interior. Aquella se engaña frecuentemente y ésta, para no engañarse, confía.

Lea también: Los frutos de vida virtuosa proceden de un corazón puro

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter