Todo honor temporal, toda grandeza humana, son vanidad y locura

6. Buscaban los judíos la gloria que se daban recíprocamente; yo me preocuparé solo de aquella que proviene de Dios. Porque todo renombre humano, todo honor temporal, toda grandeza humana, comparados con tu gloria eterna, son vanidad y locura.

¡Oh Dios mío, verdad y misericordia mía, Trinidad bienaventurada, a ti sola pertenecen la alabanza, el honor, la virtud y la gloria por los siglos de los siglos!

Lea también: Sea alabado tu nombre, y no el mío

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter