Tú eres el santo de los santos

3. Sí. Tú eres el santo de los santos, yo un basural de pecados. Tú te rebajas hasta mí, mientras yo no soy digno de mirarte siquiera. Tú llegas a mí, quieres estar conmigo y me convidas a tu mesa; quieres darme de comer el pan de los ángeles que no es otra cosa, por cierto, que tu misma persona, pan vivo bajado del cielo y que da la vida al mundo (cfr. Sal 77, 25; Jn. 6, 33. 51).

Lea también: Te glorifico, mi Dios, y te celebro eternamente

Fuente: Tomas de Kempis. La Imitación de Cristo. Edición Paulinas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter